Asociación Nacional de Anunciantes de Colombia
Calle 98 # 9 - 03 Oficina 606
Bogotá, Colombia

“Queremos impulsar eventos que le dejen a la ciudad y al país un legado, que activen discusiones y que propicien intercambios de conocimientos necesarios”

10 Octubre, 2018

2La Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), es una de las instituciones más tradicionales del país. Luego de 140 años la CCB no pierde vigencia y, de hecho, sigue consolidándose como la principal plataforma para los empresarios. Hoy en día, la entidad se caracteriza, no solo por apoyar emprendimientos sino por impulsar eventos con gran valor cultural, intelectual, artístico, académico y político.

De hecho, la Cámara de Comercio, en compañía de la ANDA y Asomedios, preparó el Círculo de Montevideo, un encuentro de alto nivel nivel intelectual que reúne a personalidades de alto perfil político, académico y económico, para que discutan las principales problemáticas de la sociedad. Jorge Mario Díaz, Vicepresidente de Gobernanza de la Cámara de Comercio, nos cuenta un poco más sobre este evento y la importancia de posicionar a Bogotá como sede de estos encuentros.

La Cámara de Comercio, con el apoyo de la ANDA y Asomedios, organiza el Círculo de Montevideo ¿Por qué para ustedes es importante apoyar estas iniciativas?

Jorge Mario Díaz: la Cámara de Comercio de Bogotá está cumpliendo 140 años de existencia, en los que se ha caracterizado por apoyar la creación de espacios de diálogo y de reflexión que le ayuden a la sociedad en su conjunto a mejorar la capacidad de los debates y por esa vía la calidad de la decisiones que se toman. De ese modo, buscamos facilitar espacios y encuentros, abiertos a la ciudadanía, para que escuchemos posiciones distintas, pero que nos ayuden a ser más conscientes de la realidad de la sociedad.

En ese sentido, ¿Cuáles son esos temas de los que discuten en los eventos que impulsa la CCB?

J.M.D: Históricamente, la CCB ha prestado un apoyo para que las empresas tengan mayor capacitación, para que el entorno sea más favorable para los negocios y con la administración del registro mercantil. Pero, en este momento, la reflexión que queremos promover es cómo encontrar respuestas y hacer análisis sobre temas relacionados con la democracia, la economía de mercado y el fortalecimiento del Estado, para mejorar por esa vía también las oportunidades de la empresa privada y disminuir la inequidades, que vemos como algunos de los problemas más serios que tenemos para resolver.

¿Qué resultados visibles se han obtenido con estos encuentros?

J.M.D: Estos espacios nos han servido para poner temas sobre la agenda que antes estaban un poco invisibilizados. Como sociedad, muchas veces tomamos una actitud perezosa frente a perspectivas diferentes; estas pueden ayudar a entender la orientación del rol que deberían jugar las organizaciones y los liderazgos que se deben asumir en momentos críticos de la historia. Estos espacios logran abrir la mente a posiciones distintas, que aunque puedan ser contrarias son válidas. Lo que pretendemos con esto es generar reflexión, diálogo, análisis y debates necesarios para orientar esas decisiones.

Bogotá se está consolidando como sede de muchos eventos ¿por qué cree que la ciudad está teniendo este auge?

J.M.D: Por varias razones. La primera es porque hay una estrategia detrás; entendimos que si queremos posicionar a Bogotá como una ciudad capaz de hacer eventos de talla mundial, debemos empezar a hablar todos el mismo idioma. Detrás de esos grandes eventos que hemos traído ha estado el trabajo coordinado, corresponsable de la Alcaldía, empresarios, CCB, del Concejo e incluso del Gobierno Nacional. La segunda, es que la Cámara le ha apostado a fortalecer una agencia que se encarga de una fracción de los eventos. Se trata del “Buró de Convenciones”. Y, en tercer lugar, Bogotá tiene la capacidad de infraestructura: tenemos un centro de convenciones, hotelería de lujo y talento humano y profesional detrás de la industria. Eso ha ayudado a que la gente que viene se dé cuenta que aquí hay talento profesional para realizar estos eventos. Así, Bogotá se está consolidando como una de las ciudades más importantes de América para realizar eventos.

¿Hay futuro para la ciudad como sede de eventos importantes? ¿2019 será mejor?

J.M.D: Si, será mejor porque además Bogotá hace parte, hoy en día, de un club selecto que se llama “Alianza de las Mejores Ciudades para Hacer Eventos”. Solo doce ciudades del mundo hacen parte de este club, Bogotá es una de ellas y es la única de América Latina.

¿A qué tipo de encuentros le están apostando?

J.M.D: Nos interesan dos cosas: una, es mover la industria. Nuestro interés es que a través de la realización de eventos se dinamice la economía. Por otro lado, queremos impulsar eventos que le dejen a la ciudad y al país un legado, que activen discusiones y que propicien intercambios de conocimientos necesarios. Actualmente, nos estamos candidatizando para el encuentro mundial de mujeres que se llama Women Deliver. Estamos aplicando con Bogotá porque nos parece muy relevante dar ese debate a nuestra sociedad, que todavía tiene serios problemas de inequidad de género, pero también en el marco de un Gobierno Nacional, que por primera vez tiene un gabinete conformado igualitariamente entre hombres y mujeres.

¿Qué espera la Cámara de Comercio de Bogotá con el Círculo de Montevideo?

J.M.D: Aprender, dar a conocer posiciones. Pienso que estamos en un momento de democracias, en el que el fortalecimiento de la sociedad está en entredicho, todo lo que ha sucedido en contiendas electorales recientes es confuso, los valores están otra vez en discusión, entonces hemos orientado la agenda para debatir un poco eso ¿qué está pasando con los valores? ¿Qué está pasando con las democracias en América Latina? ¿Qué rol podemos jugar organizaciones como la Cámara? A orientar ese debate, a propiciar participaciones más ilustradas de los ciudadanos en esos debates, etc. Eso va a ayudar mucho porque las personas que vienen tienen un perfil político, de liderazgo, pero también hay empresarios reconocidos en el mundo, académicos o líderes de organizaciones de la sociedad civil. Así, quisiéramos llegar a una conclusión de qué hacer ahora que la gente está perdiendo confianza en las instituciones, está perdiendo credibilidad, hay confusión, apatía, desconfianza. Buscamos entender esas lógicas y ver qué luces nos da para ver qué rol deberíamos estar jugando.